Porto “by night”: una pincelada de las noches portuenses

Al evocar Porto, nos vienen a la mente los paseos por Ribeira, las bodegas de Gaia y el característico puente de Don Luis I. Pero, no nos engañemos; una significativa parte de sus habitantes -mayormente, estudiantes universitarios- y de turistas -mayormente, británicos- también se sienten atraídos por uno de los puntos fuertes de la ciudad: la noche

 

Hay algo en lo que coinciden la mayoría de personas que disfrutan de las noches de Porto: Adega Leonor. Quien pase por el Jardim de la Cordoaria a esa hora, encontrará a una multitud de jóvenes congregados frente al pequeño bar, que pese a pasar casi inadvertido, lleva 88 años abierto. Lo mismo ocurre al doblar la esquina, donde se encuentra el mítico café Ancora D’Ouro, conocido como “Piolho”, punto de reunión de la comunidad universitaria desde 1909. “Aquí nos reunimos todos”, afirma Nuno (22), estudiante de Derecho en la Universidade do Porto: “portuenses, estudiantes Erasmus, incluso turistas…todo el mundo, en algún momento de su vida, ha frecuentado Piolho o Adega Leonor, son parte imprescindible de la ciudad”. Sin duda, el gran secreto son los precios: cerveza y sommersby con absenta -especialidad de la casa – para cualquier bolsillo.

Sin embargo, sobre las 2 de la mañana, comienza el desalojo de este mítico punto de encuentro. Para quien quiera continuar la noche, las opciones son muy variadas. A cinco minutos andando, la calle Galerias du Paris ofrece un sinfín de pubs con música mayormente comercial para aquellos que tengan ganas de bailar. Aunque, si indagamos un poco, podemos encontrar bares un poco más alternativos, como Café au Lait, donde siempre se pincha electrónica e indie; o Tendinha dos Clérigos, donde el precio merece la pena si somos verdaderos fans del rock. Por no hablar de Plano B, un local con dos salas diferenciadas con techno y música comercial, que es una cita imprescindible para todos aquellos que disfrutan de la noche del jueves, único día de la semana que es posible entrar gratis. “Lo que no me gusta es que en muchos bares solo se ofrezcan descuentos a estudiantes Erasmus”, se queja Catarina (20), estudiante de ingeniería civil: “entiendo que suelan salir más, pero lo lógico sería que los bares fomentaran más que los estudiantes de aquí disfrutáramos de la noche”.

No todo está localizado en Galerias du Paris. Para quien quiera conocer de verdad la noche portuense y sus diferentes ambientes, es necesario desplazarse a otros lugares de la ciudad. Como la calle Passos Manuel, donde se encuentran dos de los principales locales de la escena alternativa de Porto: Passos Manuel, con el mismo nombre y situado bajo El Coliseu do Porto; y Maus Hábitos, una joya oculta en el quinto piso de un edibficio de aparcamientos. A Helena (23), le encanta este último lugar: “Maus Hábitos es increíble, un espacio donde puedes tomar un café por la tarde o ver una exposición, y por la noche asistir a un concierto o a una sesión de DJs hasta las 5 de la mañana; además siempre conoces gente interesante”. Pero, si de verdad queremos encontrar el lado más underground de la noche portuense, Gare Porto, escondido tras la Estación de Sao Bento, trae a DJs reconocidos en el circuito internacional. Los amantes del tecnho adorarán este lugar, que no es para todo el mundo. Por no hablar de Barracuda, un bar de rock a la antigua usanza abierto recientemente y situado justo al lado de Gare. Aunque, sea cual sea el estilo de música, hay algo en lo que todos coincidirán: Adega de Quim, junto a Sao Bento, el local donde cualquier alma muere por un companado a las seis de la mañana.

Aquí solo se dan unas pinceladas de todo lo que las salidas nocturnas por Porto pueden ofrecer. Hay quien dice que no se conoce del todo una ciudad hasta que no se viven sus noches. Y Porto, en este aspecto, no pierde un ápice de su encantadora complejidad.  Como decía la escritora Agustina Bessa Luis: “Porto no es un lugar, es un sentimiento”. Y eso también puede aplicarse a sus impredecibles recorridos nocturnos.

Deixa um comentário